Domingo Faustino Sarmiento: Día del Maestro

Las escuelas se engalanarán para festejar en el día de conmemoración a la fecha de su fallecimiento al Día del Maestro.

En los discursos realizados durante los actos siempre se vislumbra la adherencia u oposición ante este personaje controversial. Este año en particular se encuentra realzada su figura por ser, además, el bicentenario de su nacimiento.

Domingo Faustino Sarmiento, nacido en San Juan, Argentina, el 15 de febrero de 1811, y fallecido en Paraguay el 11 de septiembre de 1888, creció en un país convulsionado por la búsqueda de la concreción de la Independencia, que se alcanzara en 1816.

A lo largo de su vida tuvo varias profesiones: periodista, escritor, docente, militar y político. Esta trayectoria lo llevó a convertirse en Gobernador, Senador y finalmente en Presidente de la Nación Argentina.

Con ideas precisas sobre el rumbo que deseaba que el país tuviera, se convirtió en un idealista de la alfabetización nacional, al costo que esta tuviera. He aquí la controversia de la cual, aún hoy en día, no puede librarse sobre su labor y memoria. Si bien en su obra vemos concretarse sus pensamientos sobre que “ Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas la base de la civilización” no podemos dejar de ver al personaje en su totalidad.

Tal vez su obra más criticada ha sido “Civilización o Barbarie” donde lo urbano y occidental es lo civilizado y lo rural; el indio y el gaucho representa a la barbarie, en consecuencia ha manifestado en una de sus carta a Mitre, “No hay que ahorrar sangre de gaucho”.

Otro de sus conceptos polémicos, como se señala en la biografía de Felipe Pigna sobre Sarmiento:

 “…la mayoría de los estancieros no tenían ningún interés en que los peones y sus hijos dejaran de ser ignorantes. Cuanta menos educación tuvieran más fácil sería explotarlos.

Pero Sarmiento trataba de hacerles entender que una educación dirigida según las ideas y los valores de los sectores dominantes, lejos de poner en peligro sus intereses, los reproducía y confirmaba…”

Algunos dirán que su intención era educar para domesticar, otros podrán interpretar que dada la época era una hábil forma de convencer a los terratenientes para introducir la educación básica. Lo cierto es que, independientemente de sus motivaciones y nociones sobre la educación, fue el principal promotor de la escolaridad básica en nuestro país.

About these ads

Acerca de pensarenc

Pensando

Publicado el septiembre 11, 2011 en Cultura, General y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

¡Tus comentarios siempre son bien recibidos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: